Compartir!Share on LinkedInShare on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr

 

  • CHARLEMOS SEGUROS

Por: Alfredo González ( @risk_mr

Comenzamos el segundo semestre de un año que se ha ido como un suspiro, y para muchos de nosotros esto presenta la alfredooportunidad de hacer un alto en el camino para revisar lo que no ha funcionado y los motivos por los cuales el resultado no ha sido el esperado; para realizar cosas diferentes y con ello alcanzar resultados diferentes; y retomar el camino emprendido para conseguir la meta final.

Como tema de reflexión, platicando con una amiga respecto de nuestra preocupación de cierta tarde, ya que ella se encontraba desesperada en el insufrible tráfico de Ciudad de México, y yo terminaba mis labores en la bella ciudad de León, surgió una pregunta que quizá muchos nos hemos hecho pero cuya respuesta nunca hemos reflexionado.

¿Las mujeres buscan lo mismo que los hombres cuando piensan en la contratación de un seguro?

Parece broma, pero no lo es, porque definitivamente existen grandes diferencias en la percepción que tienen ellas y tenemos nosotros respecto de la seguridad, el futuro y la tranquilidad económica que ofrecen los productos que las aseguradoras comercializan.

Por todo lo anterior, mis estimados amigos, hoy los invito a que Charlemos Seguros acerca de las preferencias de hombres y mujeres, cuando de contratar los servicios de una aseguradora se trata.

Quiero comenzar diciendo que, definitivamente, las mujeres son generalmente más analíticas; es decir, además del costo, ponderan toda la información al alcance antes de tomar la decisión. Les gusta comparar y verifican las ventajas y desventajas de cada opción, mientras que los hombres somos muy prácticos y en muchas ocasiones nos dejamos llevar por el precio o bien el peso de la firma que respalda una póliza.

En el caso de los seguros de Autos, también se da una diferencia muy marcada, porque mientras que nosotros buscamos la mayor protección contra accidentes y el valor más alto en caso de pérdida total, ellas buscan adicionalmente todas aquellas coberturas accesorias que puedan facilitarles el paso por un incidente menor, como la ponchadura de una llanta, el paso de corriente o la pérdida de las llaves del vehículo, contratiempo que sucede de manera muy frecuente dentro de los bolsos que suelen cargar (lo peor es que generalmente las encuentran tan solo unos instantes después de que el cerrajero en turno concluyó su trabajo).

Cuando se contrata un seguro de Gastos Médicos Mayores también es muy conveniente escuchar el consejo de las mujeres, ya que las mujeres no solamente piensan en el costo que se paga al momento de la contratación, sino que son previsoras respecto del momento en que puede presentarse un siniestro. En otras palabras, tienden a contratar los deducibles más bajos, aun cuando la prima inicial se vea impactada en costo, y esto tiene una razón muy lógica, pues durante su edad reproductiva tienen más probabilidades de sufrir enfermedades e internamientos hospitalarios que los hombres, mientras que en nuestro caso la salud empieza a deteriorarse después de los 40 años, justo cuando las mujeres han pasado ya por los padecimientos más graves y frecuentes y comienzan a estabilizar su salud.

Para los seguros de Vida y de Retiro la historia no es muy diferente, pues entre ellas se encuentran con más frecuencia eficientes administradoras de los recursos derivados de las indemnizaciones de pólizas de seguros, en tanto que los hombres casi siempre preferiremos la administración de un fideicomiso que nos haga rendir más el dinero.

Por cierto, hablando del tema de ahorro y su importancia para el retiro, aprovecharé estas líneas para enviar un fuerte abrazo por su reciente cumpleaños a don Julio César Méndez, quien desde hace unos años dirige muy atinadamente los destinos de la sudafricana Old Mutual en nuestro país- Esta empresa es uno de los líderes de mercado en lo que a fondos de inversión y planes de retiro se refiere.

Por mi parte, seguiré analizando el tema que abordé hoy en este espacio, ya que fue precisamente una mujer quien me sugirió el tema, y sobre ello entablamos una amena aunque inesperada charla que me hizo más ligeros los momentos finales de mi día en la oficina. Espero que a ella también le haya aliviado el tedio en el camino a través del pesado tránsito, en un día lluvioso, rumbo al norte de la zona metropolitana de Ciudad de México.

Que tengan todos ustedes un estupendo inicio de semestre, que puede representar una oportunidad única para retomar el camino y cerrar muy fuertemente en 2017, tan pleno de retos y oportunidades.

Nos leemos en la próxima, para que Charlemos Seguros acerca de éste y otros interesantes temas relacionados con la industria aseguradora.

 

Suscríbete al Newsletter de EL ASEGURADOR

Al dar click en el botón de suscribirme aceptas nuestro aviso de privacidad