Compartir!Share on LinkedInShare on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Tumblr

 

  • Industria aseguradora no debería ignorar la potencialidad y eficiencia que brinda este tipo de herramientas, afirmó gigante manufacturero indio
  • La adopción de los famosos aparatos voladores está ganando terreno en diferentes industrias del planeta

En la actualidad, el sector asegurador tiene la enorme oportunidad de migrar hacia la digitalización de sus procesos; por ello, debería voltear su mirada hacia la potencialidad y eficacia que brindan adelantos tecnológicos tan disruptores como los drones, puesto que éstos son herramientas que automatizan y aceleran los procesos de cobertura y reclamo, afirmó Tata Consultancy Services (TCS), división de servicios de tecnologías de la información del grupo industrial indio Tata Group.

En un material difundido por la consultora se reveló que hoy en día muchas compañías aseguradoras se encuentran explorando las ventajas del mundo de los drones. En el documento se señala asimismo que en 2015 se realizaron las primeras implementaciones; de ahí que las empresas que se atrevieron a dar un paso al frente y se sumergieron en la Revolución Digital lograron reducir de forma indiscutible el ciclo de tiempo de los reclamos.

Además, el ejercicio, de aplicación rápida y eficaz, sirvió para comprobar que los aparatos voladores de los que todo el mundo habla mejoraron la seguridad de las personas que laboran en las aseguradoras, especialmente en zonas difíciles con historial de grandes desastres naturales.

Por si fuera poco, herramientas como los drones y los robots, precisó la firma originaria de India, se están adoptando rápidamente en muchas industrias, incluyendo medios, entretenimiento, defensa, venta al detalle, energía y servicios públicos. En tal sentido, la consultora señaló, a través del material divulgado, que este tipo de dispositivos electrónicos está ganando terreno rápidamente en diferentes industrias del planeta.

La consultora es enfática al afirmar que el sector asegurador no puede darse el lujo de hacer caso omiso de dicha revolución de automatización, y menos en tiempos en los que los mercados son ferozmente competitivos. Hoy se ha vuelto vital actualizar la eficiencia operativa y brindar una experiencia superior, personalizable y diferente al cliente.

El material que difundió la consultora reveló que las compañías de seguros se encuentran explorando esta nueva tecnología debido a que estas herramientas automatizan y aceleran los procesos de cobertura y reclamo.

De acuerdo con TCS, los casos de aplicación de drones en compañías de seguros comenzaron en 2015. Desde aquella primera implementación, las empresas que se sumergieron a la aventura no solo lograron reducir el ciclo de tiempo de los reclamos, sino que también mejoraron la seguridad de los empleados en los lugares de inspección, especialmente en zonas difíciles con historial de desastres naturales.

Pero los casos de éxito no terminaron allí, según el diagnóstico que realizó la firma india. En 2016, una aseguradora con sede en Texas, Estados Unidos, implementó cuadricópteros (drones que se asemejan a helicópteros). En el ejercicio, los dispositivos fueron utilizados para valorar los daños a casas afectadas por una fuerte granizada. La experiencia arrojó resultados inmediatos y aceleró la valoración de los daños, puesto que los vehículos citados, que no requieren tripulación, eliminaron los procesos manuales de reclamo.

Son más que un simple aparato

El estudio difundido vaticinó que en el futuro cercano los drones, con sus enormes cualidades de recopilar rápidamente datos de gran volumen en todo tipo de terreno, podrán reducir los reclamos fraudulentos en actividades agrícolas.

No solo se trata de mitigar riesgos, dijo TCS, puesto que a través de drones se pueden evitar por completo los siniestros. La investigación afirmó que este tipo de aparatos tiene la capacidad de vigilar las 24 horas del día y los siete días de la semana. Además, pueden identificar rápidamente amenazas naturales, como erupciones volcánicas, inundaciones y huracanes.

Al ser aparatos que permiten el monitoreo en tiempo real, continuó la consultora, la información recabada se puede utilizar para enviar recomendaciones y alertar sobre desastres en las zonas afectadas.

El precio también es otro de los factores diferenciales que otorgan los drones. A través de estos dispositivos se puede beneficiar al cliente al otorgarle un precio personalizado del seguro que pretende adquirir, con base en valoraciones más precisas que incluyen sus particularidades y riesgos.

Por ejemplo, los drones tienen la capacidad de identificar diversos elementos que permiten establecer si una propiedad es más o menos arriesgada con vista a su aseguramiento, de modo que los montos personalizados de la prima se logran calcular rápidamente al ingresar datos ciertamente certeros en los algoritmos de precios predefinidos con los que cuentan las compañías.

¿Listos para volar?

La suspicacia hacia los drones cada vez se diluye más, y hasta organismos como la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha reconocido públicamente el potencial innovador de estos aparatos. En ese país se ha simplificado la política para la implementación de los drones: en lugar de exigir un piloto certificado y un observador para operarlos, ahora solo se requiere que este tipo de dispositivos sean manejados por personas que hayan aprobado un examen de pilotaje.

Tata Consultancy Services reconoció dicho cambio en la regulación estadounidense y lo calificó como un hito dentro de la aviación. Puntualizó que este tipo de medidas impulsará el uso de drones en la cadena de valor de las aseguradoras.

Con el panorama antes descrito, pareciera que los drones reúnen todas las cualidades y el potencial suficiente para generar la tan perseguida experiencia en los clientes; sin embargo, es difícil saber si realmente la tradicional industria de seguros está lista para emprender el desafiante periplo hacia la posmodernidad.

Por lo pronto, un gigante de la manufactura, como Tata Group, sugiere a las aseguradoras subirse a la ola de la Revolución Digital y aprovechar este tipo de disrupciones que, desde su perspectiva, podrían convertirse en un nuevo modelo de negocios que le ayude a la industria a resolver nuevos retos y a reinventarse en plena era de transformación.

 

Suscríbete al Newsletter de EL ASEGURADOR

Al dar click en el botón de suscribirme aceptas nuestro aviso de privacidad