En 2040, el seguro de Vida mundial hará la mayor transferencia de riqueza intergeneracional de la historia

El hecho se traduce en oportunidad para proponer productos innovadores para adultos mayores La mayoría de los que se beneficiarán carecen de un plan financiero para una vejez digna
Por: Luis Adrián Vázquez Moreno @pea_lavm

Luca Russignan, directivo del Instituto de Investigación Capgemini, dio a conocer, en conferencia de prensa, que según el Informe Mundial de Seguros de  Vida 2023, elaborado por la firma que representa, en 2040 las aseguradoras de Vida enfrentarán un desafío sin precedente: transferir activos bajo gestión que oscilan en 7.8 billones de dólares entre una masa de asegurados  que para entonces tendrán 65 años y más, lo que representa la mayor transferencia de riqueza intergeneracional de la historia.

Asimismo, Luca Russignan explicó que a esta transferencia de recursos se le suma que, 60 por ciento  de ese nicho de asegurados no ha buscado asesoría financiera profesional para preparar su jubilación o transferir su patrimonio, y dicho desconocimiento de cómo manejar sus recursos puede ser un factor que incida en lograr una administración eficiente de su dinero para tener una vejez digna.  

Por otra parte, el representante de Capgemini  señaló que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que 33 por ciento de la población mundial tendrá más de 50 años en 2050, y en este segmento, la mayoría carece de un plan financiero para envejecer con calidad.

En el reporte también se resaltó que los asegurados evidencian como los mayores obstáculos, la complejidad de las ofertas de seguros de Vida de las compañías y el escaso conocimiento (39 por ciento), seguidos de la falta de confianza en el seguro (29 por ciento).

“El cambio demográfico, sumado a la mayor transferencia de riqueza que se producirá en los próximos años, amenaza al sector de los seguros de Vida, que compite por atender las necesidades de una población que envejece”, subrayó Luca Russignan.

Desde la perspectiva de Russignan, para ayudar a los asegurados a envejecer bien, las aseguradoras deben encontrar la manera de satisfacer las necesidades variables de los consumidores creando una experiencia personalizada mediante el diseño de productos más innovadores. Las alianzas en el sector, como la colaboración con empresas especializadas en la atención a las personas mayores, pueden ayudar a las aseguradoras a ofrecer servicios de valor añadido y reducir sus carencias en áreas clave.

Generar confianza con el consumidor, experiencias integrales y productos que les permitan tener una planeación adecuada para la vejez será fundamental para establecer una relación cercana y productiva con este nicho poblacional que demanda de opciones de aseguramiento y de planeación financiera que le representen certidumbre.

En la medida que las generaciones vayan avanzando al segmento de 50 años y más, la demanda de cobertura para seguros de Vida se incrementará, lo que representa una gran oportunidad para que las aseguradoras  trabajen en el diseño de opciones de cobertura con alto grado de innovación. “Hay que estar preparados y conscientes de lo que como industria  nos espera”, apuntó.

Para Russignan, el primer paso para cumplir con las expectativas de los clientes va claramente en el sentido de evolucionar de manera digital, ya que, agregó, en la actualidad sólo 27 por ciento de las aseguradoras tienen la capacidad de entregar productos innovadores y centrados en el cliente, lo que representa una gran oportunidad para relacionarse con los clientes y hacer que ellos perciban  un valor añadido, concluyó.

Califica este artículo

Calificación promedio 4 / 5. Totales 1

Se él primero en calificar este artículo